Skip to content

¡Nueva dirección!

22/03/2011


Emperador de los Helados se muda a Fotogramas.es y, a partir de este momento, realizará toda su actividad blogosférica desde allí. Tiene sentido que el mejor blog del mundo se aloje en la página web de la mejor revista de cine del mundo. Ya sabéis:

http://emperador-de-los-helados.blogs.fotogramas.es/

Alerta DVD / BD

17/03/2011

La red social (2010, dvd y Blu-ray, 15 de marzo). Si no fuera por esa dichosa tendencia de los monarcas europeos a no hablar bien, estaríamos hablando de la flamante ganadora del Oscar a la mejor película. Bien pensado, a David Fincher no le hace falta una estatuilla para dar testimonio de su trabajo de virtuoso en esta cinta que, entre otras cosas, puede ser la película de mad doctors más sofisticada de la historia (decidme cuatro diferencias esenciales entre el Griffin de H.G. Wells y el personaje de Jesse Eisenberg). En cualquier caso, Aaron Sorkin y Trent Reznor sí fueron reconocidos por su savoir-faire al dar forma y ritmo al caos contemporáneo: ambos tienen una presencia fundamental en los contenidos extra de una edición tan cuidada que no te quedará más remedio que hacerte fan de ella en Facebook.

Scott Pilgrim contra el mundo (2010, Blu-ray, 30 de marzo). Aquellos que aún no se hayan pasado a la alta definición van a tener una razón más para odiar a los usuarios de Blu-ray: el dvd de la última película de Edgar Wright aún no tiene fecha de lanzamiento, pero su BD estará listo para caer sobre las tiendas (con la fuerza huracanada que se le presupone) a finales de mes. Eso sí: parece que se trata de una edición mucho menos voluminosa que la extravaganzza que apareció hace unos meses en el mercado británico, así que estás avisado. Ah, y luego está esto: tres obras maestras como tres soles mañaneros y cegadores.

Akira (1988, Blu-ray, 29 de marzo). Dos palabras: Sonido Hipersónico. Tal y como lo describe el compositor Shoji Yamashiro, parece lo más parecido a tomar DMT sin, bueno, tomar DMT. Por si eso fuera poco, la triste actualidad puede convertir la experiencia (hipersónica o no) de revisar Akira en algo casi catártico, así que puede que no haya una ocasión mejor para volver a Neo-Tokyo de la mano de Katsuhiro Otomo y dejarnos llevar hasta el final por este magnífico ensayo del apocalipsis. Quién sabe, puede que no volvamos. Quién sabe, puede que no queramos volver.

Nota al margen

15/03/2011


La semana pasada terminé El arco iris de gravedad. He tardado muchísimo en leer esta novela, ya de por sí larga y compleja, porque no paraba de volver sobre ella para revisar ciertos pasajes, admirar el absoluto dominio de las estructuras narrativas avanzadas de Thomas Pynchon, intentar desentrañar los referentes o los músicos parodiados en las falsas canciones que puntúan el relato, maravillarme con su manera lateral y heterodoxa de tejer su argumento, contar las referencias a los símbolos fundamentales y, por último, ir apuntando sus temas en mi libreta. Al final, he acabado con una lista de (gasp) 45 ideas vertebradoras detrás del texto, que van desde “1) Alegoría sobre el nacimiento de la contracultura en el lapso de tiempo (histórico, psicológico) entre el Día V-E e Hiroshima” hasta “45) La noción weberiana de desencantamiento del mundo, o sustitución de un orden religioso por uno tecnológico (pasajes en los que los mitos germánicos se funden con la física de cohetes)”. El libro es una obra maestra absoluta y debes leerlo aunque te vaya la vida en ello, pero no estamos aquí para hablar de él.

La razón por la que tomé todos esos apuntes para un futuro post (que nunca escribiré: esto es lo más cercano) sobre El arco iris de gravedad en mi cuaderno y no en los propios márgenes del libro es: soy demasiado pulcro/tiquismiquis para escribir en los márgenes de los libros. No obstante, estoy seguro de que muchos lectores de la novela lo han hecho, pues estamos hablando de una obra que se presta especialmente a esa práctica que los expertos conocen como marginalia. Sin las notas manuscritas en los márgenes de los libros no tendríamos el último teorema de Fermat (al tipo se le ocurrió mientras leía la Aritmética de Diofanto) y la producción literaria de autores como Fernando Pessoa o Samuel Taylor Coleridge se vería diezmada. Pues bien, The Atlantic se preguntaba ayer qué va a suceder con el arte de glosar una vez las tabletas y los libros electrónicos se impongan sobre el papel. Vale, ya no veremos nunca más apreciaciones poéticamente miserables en un libro sacado de la biblioteca, pero los románticos de este tipo de cosas se están lamentando mientras lees estas líneas. Por su parte, los entusiastas de la tecnología aseguran que los e-books incorporarán su propio modo de escribir y editar notas al margen, lo que parece enfurecer aún más a los románticos de este tipo de cosas (quienes, por supuesto, piensan que los únicos ejemplos de glosa que cuentan son los que están escritos a mano, no los que aparecen en el texto a través de un pop-up).

Personalmente, no tengo una opinión formada sobre el libro electrónico, ni a favor ni en contra. Solo sé que he disfrutado llevando el maldito tocho de Pynchon de un lado a otro durante más de un mes, así como escribiendo a mano las ideas inconexas que me iba sugiriendo. ¿Hubiera disfrutado igual haciendo todo eso en una cómoda y ligera tableta electrónica? No lo sé. Quizá lo compruebe en el año 2021, cuando celebre el décimo aniversario de mi lectura de El arco iris de gravedad volviendo sobre él. Quizá entonces abrace las notas al margen escritas con procesador de texto, algo que (ahora que lo pienso) llevo haciendo desde 2004. Se llama (El) Emperador de los Helados y es la marginalia de mi vida.

Boletín informativo

11/03/2011


Señores, señora: Mondo Píxel renace, muta, se transforma para el deleite de sus incondicionales. Es una nueva web, con secciones tan apetecibles como el Juego del Día y algunas cosas tan bellas como esa entrevista a Víctor Ruiz. Espero poder escribir cosas allí tan a menudo como mi alocada schedule (o sea, mis partidas a Killzone 3, el juego que sale arriba) me lo permita, pero una cosa es segura: ya he imprimido el manifiesto y lo he interiorizado. Casi diría que me lo sé mejor que los diez mandamientos (los de verdad, los que estaban escritos en tablas) o la letra de California Gurls.

Además, hoy se estrena Torrente 4: Lethal Crisis, una película que me ha reconciliado con la saga tras una tercera parte un tanto decepcionante. Todo queda en el pasado: Santiago Segura ha vuelto con una energía similar a la de un terremoto-que-deriva-en-tsunami y ha tocado otra vez ese cielo cómico que estableció en la primera entrega. Para más información, podéis leer mi crítica para Cine 365. Ahora ya podéis continuar con vuestras actividades pre-fin de semana: nos vemos el lunes.

Un post serbio

08/03/2011

Primero, dejemos que hable un maestro: Kim Newman. En su crítica de A Serbian Film para la revista Empire, escribió: “Si sus elementos políticos son la justificación espuria de un ejercicio cínico (…) destroza-tabúes lo debe decidir cada espectador. Pero deben ser los espectadores, no los organismos censores, los que tomen esa decisión”.

Hace unos meses, la polémica que suscitó el pase de la película en el festival de Sitges sirvió solamente para unas pocas cosas: poner en evidencia la estulticia que asoma detrás de algunos medios de comunicación, identificar nuevas organizaciones con voluntad de erigirse en la autoridad moral absoluta y convertir la cinta en un succés de scandale (logrando, de paso, que llegase a un público muchísimo más amplio que el del festival). También fomentó algún que otro debate sensato sobre la responsabilidad del espectador y los límites de la representación, algo que (¡ey!) era la idea subyacente desde el mismo principio. Cuando creímos que todo se había acabado llegó, por supuesto, la Fiscalía de Barcelona, dispuesta a hacer realidad una antiutopía que excede lo dickiano: la imputación por crímenes de ficción, sin víctima, sin fundamento real en el sentido más estricto del término. Los expertos en cine y cultura popular extranjeros se quedan con la boca abierta y nosotr0s solo podemos subir los hombros y enseñarles las palmas de las manos, el gesto internacional de Yo-Estoy-Tan-Perdido-Como-Tú.

Sabéis, aún recuerdo cuando escribir mi blog era una actividad placentera, en lugar de una opción casi moral. Aquellos días locos y felices en los que cada post impar no era un manifesto improvisado (y probablemente desnortado) contra una situación injusta, vergonzosa o denigrante. Por suerte, sigue habiendo gente sensata en los medios nacionales e iniciativas necesarias en las redes sociales. En Inglaterra, país de Kim Newman, el Blu-ray de A Serbian Film está a disposición del comprador adulto en cualquier HMV. Es el mismo país que superó la fiebre de los video nasties hace años: nosotros, al parecer, estamos iniciando esa etapa.

ACTUALIZACIÓN: Apático señala en su comentario que en Inglaterra se estrenó una versión sensiblemente adulterada de A Serbian Film. Los detalles, aquí.

El gran videojuego americano

02/03/2011

Tras saltar a la fama con Latka Gravas, su personaje en la sitcom Taxi, Andy Kaufman siempre tenía a mano una copia de El gran Gatsby: cuando, en una actuación en directo, el público le pedía que hiciera de Latka, el cómico sacaba la novela de F. Scott Fitzgerald y se ponía a leerla en voz alta desde la primera página. Normalmente, paraba a los pocos capítulos y preguntaba a la (presumiblemente alienada y/o encolerizada) audiencia si prefería que siguiera leyendo o que les pusiera un disco. Siempre pedían el disco, que contenía una grabación de Kaufman leyendo Gatsby desde el punto en que lo había dejado.

Esta anécdota pone en evidencia la capacidad de la Gran Novela Americana (una de ellas, al menos) para convertirse en objeto de chufa posmoderna. Se dice que cada generación interpreta el texto de manera diferente (existen enfoques freudianos, existencialistas, feministas, modernistas… Incluso hay quien afirma que Funny People, la película de Judd Apatow, es una adaptación secreta, escrita en el siguiente código: Adam Sandler/Gatsby, Seth Rogen/Nick, Leslie Mann/Daisy). Del mismo modo, cada generación debería generar formas distintas de tomársela a cachondeo. The Great Gatsby for NES podría ser la última y más sofisticada: un falso cartucho de Nintendo que transforma el complejo entramado narrativo de Fitzgerald en un plataformas chiflado, con sus jefes finales incluidos. Quizá lo más sorprendente del caso es que no es la primera adaptación de la novela al videojuego: el año pasado, Oberon Media lanzó una aventura gráfica de objeto escondido en la que el jugador asume el control de Nick Carraway en sus devaneos por Long Island. Creo que me quedo con la (falsa) versión de 8 bits.

Helados y Oscars 2011

25/02/2011
tags:


Oh, sí.

Hace tres años, cuando este blog empezó a twittear en directo la gala de los Oscar, estas cosas no eran muy comunes. No estoy diciendo que fuera un pionero ni un visionario, pero sí que el live tweetting (me acabo de inventar el término y es posible que no exista en absoluto) no estaba muy institucionalizado en febrero de 2008. Corte a: este año, donde absolutamente todo el mundo y su vecina va a comentar en directo todo lo que ocurra en el Kodak Theater durante la noche del domingo 27 (para nosotros, la madrugada del domingo al lunes). Los premios en sí no me interesan mucho, pero no me perdería por nada la oportunidad de intercambiar chistes realmente horribles con mi timeline. Mofarnos de gente más guapa y rica que nosotros nos va a unir más que dos años de relación, creédme.

Con todo esto quiero decir que este domingo, a partir de la 1.45 de la madrugada (aproximadamente), estaré sintetizando la gala de los Oscar en mi cuenta de Twitter. Eres libre de unirte para una noche de glamour, estrellas y cafeína intravenosa. Reiremos, lloraremos (durante los números musicales) y se forjará entre nosotros algo muy parecido a la célebre camaradería de las trincheras. No sleep ’til Best Picture!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.