Skip to content

Yo anduve como un zombi

26/10/2009

ZombieWalk

En agosto de 2001, la ciudad de Sacramento (California) sufrió una invasión de muertos vivientes, orquestada por la web Trash Film Orgy como forma de promocionar su maratón anual de películas de terror. El número de entusiastas disfrazados de zombi no fue escandaloso, pero los participantes se lo pasaron lo suficientemente bien como para hacer del evento una celebración anual. Habría que esperar hasta 2005 para que se pridujeran las primeras zombie walks espontáneas, desligadas completamente de cualquier festival o evento relacionado. La más concurrida tuvo lugar en Vancouver: más de cuatrocientos participantes recorrieron el camino desde un centro comercial hasta un cementerio, algo así como el recorrido anti-vital (de ida y vuelta) que mantendría todo muerto viviente que se precie.

Para entonces, el concepto de zombie walk ya se había popularizado, saltando a los medios de comunicación y atrayendo a un número cada vez mayor de muertos vivientes voluntarios. Su condición de reuniones espontáneas de cuidadanos que marchan por las calles de grandes capitales las convierten, probablemente, en lo más parecido a las manifestaciones de una generación que no tiene nada contra lo que manifestarse: en febrero de 2007, una de las primeras zombie walks celebradas en Madrid coincidió con un evento de caracter político-conservador, lo que motivó que muchos aficionados al humor negro y a la metáfora insensata consideraran que aquel era su día de su suerte. Hay una variante de marcha zombi que rima con una secuencia de Shaun of the Dead (2004), película generacional donde las haya: cuando los dos protagonistas salen de pasar una noche en el pub, se encuentran a un no-muerto caminando hacia ellos y lo confunden con un borracho patético. La Zombie Pub Crawl de Minneapolis reune cada año a unos 1.500 participantes, que caminan de bar a bar hasta que sus movimientos lentos y torpes empiezan a estar más motivados por el alcohol que por su interpretación.

Quizá la zombie walk más importante del panorama sea la que se celebra cada año en el centro comercial de Monroeville, Pennsylvania. Su condición de Meca para el amante de los muertos vivientes estriba en que este mall fue el lugar elegido por George A. Romero para rodar su Dawn of the Dead (1978), película de culto con sátira consumista incorporada que se revela mucho más significativa con estas concentraciones de fans. The Wall Street Journal le ha dedicado un diario fotográfico al evento de este año: el pie de foto final indica que su autor ha entendido el concepto que subyace  mejor de lo esperado.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: