Skip to content

La Lista – Octubre

04/11/2009
tags:

Foo

Con un poco de retraso, las seis cosas que realmente han cambiado mi vida este mes.

1. Aprendiendo a volar. El grandes éxitos de Foo Fighters marca un momento tan bueno como cualquier otro para entrar en fiebre por una de esas bandas que, sin ser especialmente brillantes, siempre están ahí, cumpliendo con su trabajo y entregando una generosa ración de buenas canciones de cuando en cuando. La compilación les hará ganar nuevos fans, pero faltan muchas de mis canciones preferidas suyas: Stacked Actors, Low, Up In Arms, Generator, Friend of a Friend… No obstante, algunas de ellas salen en el DVD que acompaña al lanzamiento y, bueno, tampoco hay que ponerse muy quisquilloso con un grandes éxitos. Los Foo Fighters actúan este jueves en los MTV Europe Music Awards, otra razón más para ver un show que se antoja memorable.

2. Whedon quiere hacer Terminator. Admitámoslo: Terminator Salvation (2009) no funcionó como tenía que haber funcionado. Era divertida y contenía aciertos parciales, pero como reformulación espídica y contemporánea de una saga visionaria dejaba mucho que desear. Sus resultados en taquilla tampoco fueron los esperados, por lo que el lunes se anunció que los derechos de la franquicia se ponen a la venta a lo largo de todo este mes de noviembre. Entre todos los que han expresado un interés por pujar, este blog (y tres cuartas partes de internet) ha escogido a su caballo ganador: Joss Whedon, narrador extraordinario, retorcedor de convenciones genéricas a su antojo y creador de la mejor serie sobre una animadora experta en prevenir posibles apocalipsis de la historia. Sus razones están expresadas en esta magnífica carta abierta, pero ahí va otra: Whedon es el único capaz de hacer que Terminator vuelva a ser cool sin perder la profundidad que McG quiso imprimirle (sin conseguirlo del todo) a la nueva generación. Por favor, que esto pase.

3. El superhombre Omega. Siempre utilizo esta lista mensual para quejarme de que no leo tantos cómics como querría/debería, pero me consuela saber que los que leo merecen la pena. Por ejemplo, me dieron ganas de aplaudir cuando acabé de leer la miniserie Omega the Unknown (2007), en la que el novelista Jonathan Lethem tuvo oportunidad de resucitar a su superhéroe favorito de la infancia. Omega, que aparecía en no pocos pasajes de La fortaleza de la soledad (2003), es la contrafigura de Superman, un alienígena deprimido que, como reconoce Lethem en las notas incluidas al final del volumen, se adelantó varios años al desembarco de los mecanismos de la posmodernidad en el comic mainstream. La miniserie es, al mismo tiempo, el remake de las aventuras de Omega y su desarrollo hasta las últimas consecuencias: el capítulo final, especialmente complejo, está entre lo mejor que ha escrito jamás el autor de Huérfanos de Brooklyn (1999). También he empezado con Batman R.I.P. y sigo con interés Final Crisis: a tope con Grant Morrison, siempre.

4. La piña debajo del mar. Los muñecos de Bob Esponja que dan con el menú infantil de Burger King, ¿son preciosos o no son preciosos? Respuesta: son preciosos. Ya solo me faltan Patricio, el Señor Cangrejo y el Bob Esponja cazamedusas para acabar la colección, así que podéis llamarme completista. En otro orden de cosas, el sábado me enteré de este spoiler. ¡Ay, ay, ay, ay! Yo apuesto por secuencia onírica/humorada, porque todos sabemos que nuestra esponja favorita se encuentra eternamente en un limbo pre-sexual y, además, se reproduce por esporas.

SpongeBob

5. Mucho Chabon. El mes pasado os hablé de lo mucho que me impresionó La solución final (2004), el heterodoxo tributo de Michael Chabon a Arthur Conan Doyle. Las ganas de más me hicieron saltar de inmediato a El sindicato de policía yiddish (2007), su multipremiada novela negra con sabor a cashrut. Chabon no ha logrado adaptar su ampulosa prosa al estilo seco y directo de los maestros del género (hay sobredosis de metáforas en el lenguaje, pero ninguna alcanza la elocuencia rudimentaria de un Spillane). Por fortuna, eso acaba siendo una preocupación menor en una narración tan intrincada como astuta, ambientada en un universo construido sobre una ucronía nada gratuita y poseedora de un clímax final soberbio, aunque claramente deudor de Watchmen. Sigue la fiebre: ahora estoy con Jóvenes prodigiosos (1996), la única que me falta para haberme zampado a Chabon en su totalidad.

6. Lista de Spotify. Como cada mes, destilo pura excelencia en mi lista de canciones. Miradla y llorad, estúpidos mortales. Ya que estáis con la aplicación de las cuñas sonoras locas, no os perdáis los últimos discos de The Raveonettes (más de lo mismo, pero encantador de todos modos) y Teagan and Sara (cuesta cogerle el punto de lo obsesivo y minimalista que es, aviso).

8 comentarios leave one →
  1. 04/11/2009 2:01 pm

    SPAM:

    Esta semana están dando el Bob Esponja Cazamedusas (yo tengo a bien llamarlo Bob Esponja Teleco, por esas gafas). ¡Corre! Te va a costar un poco encontrar a Patricio y al Sr. Cangrejo… (yo tiro de eBay si la colección lo merece, y oye, funciona)

    Saludos!

  2. 04/11/2009 3:03 pm

    He intentado ponerme a escuchar a los Foo Fighters cuando sacaron sus dos últimos discos, pero nunca lo he conseguido, acababa abandonando demasiado pronto. Un grandes éxitos es el método fácil que buscaba🙂

    A Chabon aún lo tengo en las estanterías. Cada dos por tres encuentro un motivo para coger alguno de sus libros y ponerme a leer, pero la pereza es mi ruina,

  3. 04/11/2009 4:23 pm

    Mú rica esta lista!

  4. 04/11/2009 6:10 pm

    Wonder Boys es el mejor Chaobn: leála en inglés, sobretodo, porque la traducción no capta la prosodia que destila el mamón ni el inolvidable momento de presentación del profesor.

  5. 04/11/2009 6:53 pm

    Yo sigo con “The misteries of Pittsburgh” en el estante a medio leer…

  6. 05/11/2009 2:04 am

    Desde el mismo día que esa carta abierta de Whedon a los jerifaltes de la franquicia Terminator salió en la red que estoy tratando de certificar su verismo. Parece una coña malintencionada y chorra con todas las de la ley. Ojalá fuese cierta, pero es que yo no trago. La leíste bien?? Supongo que es creíble en el contexto de una película de David Zucker.

  7. Noel permalink
    05/11/2009 2:07 pm

    No sé qué decirte: Whedon es muy amigo de la chorrada (a sus audiocomentarios me remito), así que yo digo que es verdadera con casi total seguridad. Con todo, me he equivocado antes, así que…

  8. 08/12/2010 11:40 pm

    Excelente su publicación. Les agradezco por postearlo. De nuevo muchísimas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: