Skip to content

Guerra nuclear en la pista de baile

23/12/2009


Lo nuclear es bello, lo nuclear es sexy. No hace falta ser un científico loco filonazi y en silla de ruedas para enamorarse perdidamente del poder destructivo de un hongo atómico, como tampoco es necesario haber sufrido un grotesco accidente en una planta radioactiva para sentirse un poco más Vishnu de la muerte. Wired Science presenta una prueba irrefutable del atomic chic: esta colección de coloridos esquemas y croquis de reactores nucleares, publicada en la revista Nuclear Engineering International durante las décadas de los setenta y los ochenta. En cierto sentido, estos dibujos se encuentran a medio camino entre los libros educativos anglosajones de la época y un desplegable de Playboy (pero uno en el que se nos mostrase tanto el exterior como el interior de la modelo: el Desplegable Total). El resultado es una sucesión de láminas hipnóticas que tipos como Bob Oppenheimer o el protagonista sin nombre de un relato de J.G. Ballard se podrían pasar horas mirando, probablemente proyectadas sobre el cuerpo desnudo de sus amantes y/o las esquinas de un motel abandonado.

3 comentarios leave one →
  1. 23/12/2009 6:12 pm

    Enfermo!

  2. Apático permalink
    24/12/2009 12:59 pm

    Es de una belleza sobrecogedora.

  3. 24/12/2009 2:52 pm

    Pues entonces, sexys y nucleares navidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: