Skip to content

El último de 2009

31/12/2009

Hay algo que se me olvidó mencionar en mi resumen de 2009 en la cultura popular: la cantidad de fallecimientos que hemos ido encadenando. Esta recta final ha sido especialmente dolorosa, pero ninguna mala noticia me ha afectado tanto como la muerte de Iván Zulueta. Solo he visto Arrebato (1979) una única vez, pero no me importa: soy capaz de reconstruirla en mi cabeza casi secuencia por secuencia, la tengo igual de fresca que cuando salí de aquella sala con los ojos como platos. Zulueta consiguió plasmar a la perfección su idea del cine como una entidad fantasmática o una mutación vírica: la película produce la misma fascinación que mirar a los ojos a un vampiro. Parece increíble que un cineasta tan poco fecundo (solo dirgió dos largometrajes en toda su carrera) poseyera un universo personal tan rico e identificable. En muchos sentidos, Zulueta era la perfecta encarnación de una época muy concreta (y súmamente interesante) de la cultura española. Quizá la mejor manera de quitarnos el mal sabor de boca sea volver a ver Arrebato antes de que acabe el año: si hay una película que se ha ganado, por derecho propio, la categoría de inmortal, es esta.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: