Skip to content

Scott Pilgrim para principiantes

26/03/2010

La serie de seis novelas gráficas escritas y dibujadas por el canadiense Bryan Lee O’Malley y publicadas por la editorial independiente Oni Press (en nuestro país, Mondadori se ha hecho cargo de las cuatro primeras a través de su línea DeBolsillo). El primer contacto con el universo del autor es algo chocante: su trazo, amateur y nervioso, se asemeja al de un estudiante de secundaria que acaba de publicar un fanzine inspirado por Kiyohiko Azuma y su estrategia narrativa está diseñada a cañonazos. No obstante, Scott Pilgrim logra componer una suerte de retrato generacional que logra aunar costumbrismo sentimental con un carrusel lisérgico de referencias pop: de los superhéroes Marvel a los videojuegos de 16 bits, pasando por el rock garajero o el j-pop en todas sus declinaciones. El último volumen, Scott Pilgrim’s Finest Hour, se publica el próximo 20 de julio y promete dar fin a la particular odisea amorosa de su protagonista, un veinteañero canadiense que se ve obligado a luchar contra los siete exes malvados de la chica de sus sueños.

El director Edgar Wright entró en contacto con el Universo Pilgrim a través de los productores Adam Siegel y Jared LeBoff, quienes se lo describieron como un cruce entre Cameron Crowe y Los cinco venenos. Los padrinos acabaron abandonando el proyecto, pero Wright ya estaba enamorado y decidido a convertirlo, al mismo tiempo, en su desembarco en Hollywood y en su primera película lejos del estimulante trío creativo que formaba con Simon Pegg y Nick Frost. La oportunidad de llevar a buen puerto un proyecto que reunía todos los interesantes de un yonqui de la cultura pop como él (y que, al mismo tiempo, no se pareciera a nada que hubiéramos visto hasta entonces) le resultó especialmente interesante: tras inventar la comedia romántica de terror y el blockbuster de acción de zona residencial, el cineasta ha definido su tercer largometraje con tres palabras: John Hughes Fu. Así, más o menos, nació Scott Pilgrim vs. the World.

Michael Cera es, sin duda, el hombre ideal para este trabajo. ¿Qué otro actor joven ha basado la mayor parte de su carrera hasta el momento en interpretar a perdedores con carisma completamente superados por las circunstancias? Parte de su preparación para el papel consistió en aprenderse casi de memoria toda la filmografía de Jackie Chan (órdenes del doctor Wright), pues Scott Pilgrim es, básicamente, lo que le pasaría al personaje tipo de Michael Cera si apareciera de improviso en una peli de acción hongkonesa, estilo Project A2. Para su interpretar a su interés romántico, la inalcanzable Ramona Flowers, nadie como una Mary Elizabeth Winstead de mirada manga. Por supuesto, el cásting no estaría completo sin los seis exes malvados de Ramona, entre los que destacan el mismísimo Capitán América (Chris Evans), el mismísimo Superman (Brandon Routh) y, eh, el mismísimo Max Fischer (Jason Schwartzman). No os dejéis engañar: este último es el más poderoso de una liga de ex amantes en la que no todos sus miembros tienen que ser necesariamente hombres… El prestigioso director de fotografía Bill Pope y el grupo indie canadiense Metric son solo dos de los muchos colaboradores encargados de trasladar a la pantalla el ambicioso storyboard del director. A juzgar por el trailer, es una misión cumplida: es posible que estemos ante la primera película de acción real dotada de la potencia expresiva del anime y estructurada como un videojuego de lucha.

Fiel a los cómics, Wright decidió rodar Scott Pilgrim vs. the World en Canadá. Concretamente en Toronto, la cuidad por la que Scott y su grupo Sex Bob-Omb se pasean de garito en garito. De este modo, muchas de las viñetas del original han podido ser recreadas en sus escenarios naturales. Pero este es un proyecto en el que la pantalla verde se ha empleado tan a fondo que la mayor parte del rodaje se ha hecho en interiores: para ello, nada mejor que Artscape Wychwood Barns, una Arcadia para artistas modernos situada en la Koreatown de Toronto.

Scott Pilgrim vs. the World se estrena en España el 24 de septiembre. Mientras tanto, puedes perder completamente la cabeza con su alucinante trailer.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 26/03/2010 9:38 pm

    Pide a gritos ser un clásico generacional: algo que se sueña un Mortal Kombat, pero que pasa por el reconocimiento en algo como el Mass Romantic de los New Pornographers o Of Montreal (o Metric).

  2. Libertino permalink
    27/03/2010 5:48 pm

    Yo pensaba que sería el Kill Bill de Edgar Wright, pero será su Speed Racer.

  3. otro fan de scott pilgrim permalink
    02/04/2010 9:19 pm

    excelente post, pero debo disentir respecto al estilo de dibujo de o’malley, pues no me parece nada amateur. Es sencillo, pero nada dubitativo, tiene un estilo perfectamente definido y lo resuelve con espontaneidad y frescura. Me parece un gran dibujante, que sabe llevar las influencias del manga a su territorio personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: