Skip to content

King en pequeñas dosis

29/07/2010

Tras más de mil páginas de ciencia-ficción distópica (o de parábola política, según el nivel de lectura que elijas), Stephen King ha decidido volver a una de sus actividades preferidas: encender un fuego y, simplemente, contarnos una historia. En realidad, Blockade Billy no es tan diferente de Bajo la cúpula, pues las dos han sido concebidas por su autor como auténticos tours de force en los que sus imbatibles dotes de narrador se autoimponen retos ciertamente complejos. En más de un sentido, este sencillo (al menos, en apariencia) cuento de béisbol puede ser leído como un complemento de su inolvidable The Colorado Kid, aquella deconstrucción del género negro que desmontaba, una por una, todas las fórmulas preestablecidas. No quiero entrar en muchos detalles, pero la estrategia que sigue King aquí es muy parecida: juega con nuestras expectativas, las retuerce y las alimenta justo lo suficiente como para que creamos saber cómo va a acabar todo. Y luego, como todo buen mago, realiza su truco final. El conejo en la chistera. Blockade Billy es una carta de amor a un deporte que significa tanto para el escritor, pero también un compacto tratado sobre nuestra necesidad de crear y escuchar historias. Pero, sobre todo, es King contando una historia junto al fuego. Y, tras toda una vida depurando su genio narrativo, eso es lo más parecido a asistir al concierto privado de un virtuoso.

BONUS: La mayoría de las ediciones de Blockade Billy incluyen otro relato a modo de bola extra. Morality se publicó por primera vez en la revista Esquire (julio de 2009). No hay fantasmas ni chiflados con hachas, pero no creo exagerar si me refiero a ella como una de las obras más terroríficas de su autor. Como un episodio de The Twilight Zone escrito por Michael Haneke, Morality es una de esas historias que se meten bajo tu piel y se niegan a salir otra vez.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. dejotabe permalink
    29/07/2010 10:52 pm

    Siendo sincero:Tengo ganas de King, porque admito lo que usted dice, es un narrador de tronío, invariamente de que el desenlace de la historia sea más o menos buena.
    Merece la pena esta obra?

  2. Noel permalink*
    30/07/2010 2:08 pm

    Merece mucho la pena, pero ojo: está construida de modo que parece que va a ir hacia un lado… cuando pega un volantazo hacia el otro. No es tan radical como “The Colorado Kid”, pero a muchos lectores les puede enfurecer la estrategia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: