Skip to content

Lecturas de medianoche (11)

31/10/2010


Esta pequeña historia está construida para provocar al lector un escalofrío y una sonrisa nerviosa justo en el último párrafo, cuando se nos muestra, a través de un simple reflejo, al sanador que cree entender a su víctima como el cazador cazado que es. Lo explica Von Trier en su Anticristo: la mujer, fuerza de la naturaleza, ha de ser civilizada; y, para ello, qué mejor herramienta que los cuentos de hadas.

Ballard, por su parte, nos dice que las verdaderas pesadillas se encuentran en la trampa psicoanalítica, una lección que los hombres sensibles a la programación de género aprenden leyendo La Cenicienta, a la vez que son impelidos a introducirse en el freudiano zapatito de cristal. Sexo y (des)control. Ya lo advertía Al Pacino en Pactar con el Diablo: “La soberbia es mi pecado favorito”. Y una mujer “sabia, elegante y completamente dueña de sí misma” —y, por ende, de la situación— es mi fantasía furibunda preferida, para qué negarlo.

La pequeña Delirio.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: