Skip to content

Alto Rap

07/12/2010

Puede que no te hayas enterado, pero The Anthology of Rap es una de las cosas más importantes que le han pasado este otoño a la cultura pop. No es por su calidad intrínseca (de eso hablaremos enseguida), sino por lo que representa: una publicación de Yale University Press, editorial normalmente dedicada a glosar la obra de autores como Shakespeare o hitos de la historia del arte, se ha fijado en, probablemente, la manisfestación cultural más alejada del entorno universitario que existe. Llevar el rap desde las calles hasta las aulas (magnas) es una estrategia que, a priori, parece destinada a bañar de legitimidad lo que los autores definen como “una tradición poética vital y de largo alcance, nacida a partir de beats y rimas”. La ortodoxia se ha llevado las manos a la cabeza ante la visión de Rah Digga ó 50 Cent recibiendo el mismo tratamiento que Dylan Thomas o Coleridge, pero el analista cultural desprejuiciado no puede más que aplaudir ante este loable intento de derribar jerarquías y conceder a la base de la pirámide lo que le corresponde. El problema es que, según han recogido algunos críticos, The Anthology of Rap no deja de ser una iniciativa llevada a cabo desde una cúspide de la pirámide que no acaba de comprender del todo lo que tiene debajo.

Paul Devlin, reseñista musical de Slate, señaló en este artículo el principal problema del volumen: las transcripciones. No es lo mismo confeccionar una antología de un poeta con obra publicada que intentar transcibir con fildelidad las letras (declamadas a velocidad del sonido) por un rapero airado en un vinilo gastado por el uso. Devlin cita un ejemplo que me parece emblemático: cuando Ghostface Killah dice “voice be mellow like Vaughan Harper, esta refiriéndose a un DJ neoyorquino (que, al parecer, tenía la voz melodiosa) de la emisora local WBLS. Los autores de la antología no conocen al tal Harper y, por tanto, malinterpretan la letra como “voice be metal like Von Harper”. Y no lo conocen porque no deberían conocerlo, porque no llegan a comprender del todo las coordenadas de una música medularmente urbana, pegada a la actualidad y generadora de una subcultura muy particular. The Anthology of Rap es un paso en la dirección correcta y una buena noticia para la cultura pop, pero quizá haya formas culturales que aún se resisten a ser asimiladas por (¡atención!) la llamada alta cultura.

Se me antoja que el más efectivo baño de respetabilidad que ha recibido el rap este año no ha venido de Yale, sino de Kanye West. Su notable último disco, My Beautiful Dark Twisted Fantasy, es un opulento ejercicio de estilo basado en la más pura excentricidad, en la pulsión dionisíaca que parece haber invadido al artista desde 808s & Heartbreak. El ya famoso 10 sobre 10 de Pitchfork y las comparaciones con el cubismo se podrían interpretar como manifestaciones de ese mismo deseo de elevar el rap a los altares del gusto que parece guiar a la antología de Yale, pero lo cierto es que My Beautiful Dark Twisted Fantasy no tiene nada que ver con estrategias diseñadas desde arriba, sino con la propia evolución creativa de West. Puede que su afición por fusionar el hip hop de base con el pop de sintetizadores o el indie rock se interprete como un deseo por alejarse de las calles, pero hay que estar sordo para no distinguir en el excesivo collague sonoro del disco una actitud inequívocamente popular: referencias a Austin Powers, una portada increíblemente grosera y, sobre todo, una asombrosa celebración del hedonismo como método de supervivencia. No es un disco perfecto, pero no me cabe la menor duda de que tendrá una mención especial en una futura antología de Yale.

7 comentarios leave one →
  1. 08/12/2010 1:16 pm

    Si no es un disco perfecto, no hay discos perfectos.

  2. Noel permalink*
    08/12/2010 2:45 pm

    Tú es que eres muy fans.

  3. 08/12/2010 6:11 pm

    ¡El number one!
    Ahora a chaparte las Non Album Tracks

    • Sigfrido permalink
      09/12/2010 12:08 pm

      jolín, qué buena, y no entró en el CD??? qué pasada!

  4. 08/12/2010 8:54 pm

    Monster, Runaway, Power, Dark Fantasy….Se parece mucho a un disco perfecto. Buscaré The anthology of Rap!

  5. Sigfrido permalink
    09/12/2010 11:57 am

    PAra mí es casi un clásico instantáneo, un nivelón inconmensurable, un creador maravilloso.

  6. 09/12/2010 9:27 pm

    En http://kanyewest.com/goodfridays/
    os podéis bajar todas las non album tracks de regalo del maestro, que va colgándolas a buen ritmo desde el verano.
    Algunas son tan buenas como las del disco como ese Christian Dior Denim Flow o como Chain Heavy o Don’t look Down o The Joy. El remix de Power es ACOJONANTE. Mantienen el nivelón del gran año Kanyero y valen 0 euritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: