Skip to content

El hombre moderno

30/12/2010


Hay dos maneras de ver La jungla de cristal (la saga): como la historia del policía neoyorquino con peor suerte del mundo o como una visión espectacular e hiperbólica del via crucis del hombre moderno. Hasta ahora, John McClane se ha enfrentado a los malos en los cuatro hábitats por excelencia de la modernidad: el rascacielos, el aeropuerto, la ciudad (desnuda) e Internet. Los cuatro episodios han sido especialmente traumáticos, pues estamos hablando de un tipo esencialmente analógico, de la vieja escuela, al que los malos (y él mismo) identifican con el arquetipo de cowboy modelo John Wayne. Un hombre honesto, que cree en los viejos valores —el tabaco, el revólver, la familia, la resaca— y rescata a la chica con la puesta del sol. Una chica que no siempre toma la forma de su ex mujer, sino que también ha sido su hija o, directamente, su Nueva York. En estas fechas apetece revisar las dos primeras entregas, entrañables clásicos navideños, pero me gustaría romper una lanza a favor de la cuarta, que contiene un monólogo crepuscular sobre el valor de la heroicidad en tiempos de crisis y le permite a nuestro hombre demostrar que una buena hostia bien dada sigue marcando la diferencia en los tiempos del terrorismo internáutico. Mi propuesta para una hipotética quinta parte pasaría por ambientarla en el único entorno de la vida moderna que McClane aún no ha pisado: el resort temático.

3 comentarios leave one →
  1. 30/12/2010 3:19 pm

    Fui un firme defensor de la cuarta entrega por varias cosas, la primera de ellas ese monólogo en el que él mismo se desmitifica como héroe, aunque luego pegue piruetas y volteretas contra un caza. La escena de la pelea contra Maggie Q es otra razón, la del hostiazo clásico contra la posturita de arte marcial.

  2. 31/12/2010 12:13 pm

    Fantástico encontrarse con este post tras revisitar las 4 películas en el último puente🙂

    Defiendo yo también la 4ª entrega aunque con reservas. Viendo las 4 seguidas, la evolución de McClane es una broma. Si en las dos primeras es prácticamente el mismo personaje, en la tercera adquiere un tono mucho más cínico y justificado. Siendo la primera mi favorita, el McClane de la tercera es sin duda alguna el mejor McClane. Es entonces cuando aparece la broma del 4º McClane, casi como una caricatura de 007, no tanto por las escenas de acción, sino como por la sobriedad a lo “Matón implacable del siglo XXI” cuando todos sabemos que McClane siempre ha sido incluso un poco torpe. Otro punto en contra es el Chungo de la peli, si en las otras 3 son 3 actorazos como la copa de un pino (y eso que el Irons no es que me mate), el flojuno de la 4ª no está a la altura. Por lo demás, canela fina.

    Yo me imagino la 5ª en un barco, con la manida premisa de McClane se va de vacaciones justo en el barco que transporta una bomba nuclear de los terroristas islámicos. Está más visto que el tebeo, pero no hemos venido aquí a innovar😀

  3. 04/02/2013 1:04 pm

    aqui un defensor a ultranza de la III parte. para mí, obra maestra del director, que multiplica la original. sublime cine de ostias y cachondeo. buddy movie grotesca (esos momentos trillados, desactivando bombas). esos dialogos. y sobretodo, ese ascensor y esa placa de policia con ese numero de la “seguridad social” que percata al heroe de que ese tipejo ha matado a su compañero … buf!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: